La retirada de Facebook, Intel, AT&T, Cisco y McAfee deja tocado el Mobile Congress de Barcelona

Nuevo golpe al Mobile World Congress. Las compañías norteamericanas Cisco, Intel, AT&T, Facebook y McAfee han anunciado este martes que cancelan su asistencia al congreso que se celebra la semana del 24 de febrero en Barcelona. El consejo de la GSMA, la asociación de operadores y fabricantes que organiza el Mobile World Congress de Barcelona, se reunirá este viernes para decidir las nuevas medidas que adoptarán ante el inicio del congreso y, en su caso, la cancelación o el aplazamiento del evento por la crisis del coronavirus, según informaron fuentes del sector. El goteo de deserciones ha sido incesante en los últimos días, pero el anuncio de Facebook es especialmente significativo y doloroso ya que se trata de una apuesta de la organización en las últimas ediciones por atraer nuevas estrellas tecnológicas del mundo web, al margen de operadores y fabricantes de terminales. Hoy la GSMA ha guardado silencio y no ha emitido ningún comunicado al respecto en sus redes sociales.

La reunión del viernes de la GSMA ya estaba convocada y se trata de un encuentro ordinario que mantiene el equipo directivo en todas las ediciones una semana antes de la celebración de la feria, cuyo estreno es el lunes 24 de febrero, según fuentes oficiales que niegan que se trate de una convocatoria de urgencia. Sin embargo, otras fuentes conocedoras de la organización no dudan de que se aprovechará esta reunión para decidir sobre si finalmente se cancela el encuentro ante la oleada continua de deserciones de grandes firmas participantes. No se descarta tampoco un aplazamiento a primavera, que permitiría una renegociación de las reservas de espacios e infraestructura para aligerar la enorme factura que supone la anulación de la feria. Incluso los más pesimistas apuntan que si se siguen produciendo bajas de empresas de peso, se podría adoptar la decisión antes del viernes. Pese a la incertidumbre, los trabajadores continúan con el montaje de los expositores y con los preparativos de la feria.

El Govern y el Ayuntamiento de Barcelona cerraron este lunes filas en torno al congreso: ni retrasos ni cancelaciones, aseguraron ambas instituciones, que confían en que la mayor parte de las 2.800 empresas y 100.000 participantes que tenían previsto asistir a la feria, finalmente lo hagan. El Mobile tiene un impacto económico de unos 492 millones de euros en la ciudad, además de unos 14.000 empleos a tiempo parcial.

Sin embargo, los nubarrones que se ciernen sobre el congreso de telefonía más importante del mundo amenazan con convertirse en tormenta. Vodafone y Deutsche Telekom se están planteando seriamente su presencia en Barcelona y podrían adoptar este mismo martes una decisión para cancelarla, informaron fuentes de las operadoras europeas. Este martes por la tarde Orange ha emitido un comunicado confirmando su asistencia.

El consejero delegado de Vodafone, Nick Read, y su homólogo de la operadora alemana, Timotheus Höttges, están en contacto con el presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, y el de Orange, Stéphane Richard, para informales de su decisión en caso de que la adopten. No obstante, tanto la operadora española como la francesa son renuentes a adoptar una postura conjunta. En el caso de Telefónica porque ejerce de anfitriona, y tanto el Gobierno como la Generalitat de Cataluña respaldan que siga adelante el Congreso y verían con muy malos ojos una espantada de la multinacional española. En el caso de Orange, porque se da la circunstancia de que Richard es el presidente de turno de la GSMA, la asociación de operadores y fabricantes que organiza el evento.

Las mismas fuentes apuntan a que entre los cuatro mayores operadores europeos está creciendo la preocupación a medida que grandes multinacionales como NTT DoCoMo, Amazon o Sony han decidido no asistir. El fabricante de chips Intel y el de móviles chino Vivo se han sumado este martes a la lista de deserciones. Las mismas fuentes aseguran que aunque la preocupación existe, no ha se ha creado ningún comité de crisis como tal, ni hay ningún compromiso entre los cuatro operadores para adoptar una decisión conjunta.

El consejo de la GSMA está formado precisamente por 25 representantes de las principales operadoras de telecomunicaciones como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone, Orange, AT&T, Verizon, América Móvil y las principales operadoras chinas (China Mobile, China Telecom y China Unicom). Por lo tanto, su posición será fundamental para dirimir la decisión final.

Pallete está en primera línea de fuego y en una difícil situación. De hecho, la mesa redonda inaugural de los operadores está programada con la presencia del presidente de Telefónica y sus homólogos de la japonesa NTT DoCoMo, Kazuhiro Yoshizawa, además del consejero delegado de Orange. La presencia de las cuatro operadoras europeas en el MWC20 es muy importante. Tienen pabellones propios y desplazan al encuentro una numerosa delegación. Todas ellas tienen programados actos informativos y demostraciones desde el domingo 23 de febrero hasta el miércoles, 26. Por eso no quieren correr el más mínimo riesgo con clientes, proveedores y periodistas que han sido invitados a los actos, señalan las mismas fuentes.

Deserciones

Empresas como LG, Ericsson, Nvidia, Amazon, Sony, NTT Docomo, Umidigi y Gigaset, Intel y Mediatek han cancelado ya su asistencia. Para evitar el efecto arrastre de tanto peso pesado, la organización del congreso comunicó este domingo que adoptaría varias medidas, entre ellas la prohibición de entrada a todas las personas que provengan de la provincia de Hubei. La demostración de que los asistentes al evento han estado fuera de China 14 días antes de su comienzo se podrá hacer mediante el sello del pasaporte o un certificado de salud. En las entradas, los participantes deberán dar fe de que no han estado en contacto con ninguna persona infectada. En la mañana de este martes, la GSMA se ha limitado a asegurar que no tiene nada más que añadir a su último comunicado de la noche del lunes.

El sector de la restauración de Barcelona vive con preocupación las primeras cancelaciones que están registrando los restaurantes de la ciudad para los días del congreso, al igual que los hoteleros de la capital catalana, quienes no obstante han asegurado que es pronto para predecir las consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en redes

Noticias Destacadas