Docentes acosadores y padres morosos se salvan por COVID-19

Paralizado Poder judicial, familias afectadas por cuarentena

Rogelio Sánchez 

La economía de 75 familias se está viendo afectada por la baja operatividad en el Poder Judicial de Tlaxcala, a causa de la cuarentena por el COVID-19, informó Yeny Charrez Carlos, litigante y representante de la organización “Mujeres con Poder”.

Hace algunos días, se informó por parte del Magistrado Presidente, Fernando Bernal Salazar, en atención a las medidas de prevención, desde el pasado lunes 23 de marzo las actividades del Poder Judicial se suspenderían, por lo que no se daría atención al público.

Si bien, en un comunicado se declaró que únicamente se dará atención a asuntos urgentes, la activista cuestionó bajo qué términos se declararía un asunto como “urgente”; sin embargo, confirmó que se están montando guardias, pese a ello se prevé lentitud en los casos mientras continúe la cuarentena.

Informó que de las 75 familias afectadas corren riesgo en su economía pues se ven impedidas a hacer los respectivos cobros de sus pensiones en Ciudad Judicial, quedando desprotegidos ante la contingencia aunado a que ya se esperan más casos de COVID-19 tras ser anunciado este miércoles a la primera paciente infectada.

Charrez Carlos, indicó que se buscará dar apoyo a las familias organizando colectas de alimentos y entregar como mínimo dos despensas por familia en tanto se levante la cuarentena; mientras se espera se agilicen los casos de familias afectadas ya que, subrayó, hay menores de edad implicados que se quedan en casa con los agresores.

Mismo caso, para las denuncias por acoso y abuso escolar, que están detenidas, así como los tendederos de denuncia en los planteles ya que de momento la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), no está emitiendo carpetas de investigación, dando prioridad a asuntos de gravidez.

Manifestó que quedaron pendientes denuncias de un plantel escolar en Huamantla, uno contra un docente del Colegio de Bachilleres y uno más en Tepeyanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *