¿Las bicicletas disminuyen la velocidad de los coches en carreteras de poco tráfico?

Redacción

Encontrarnos con una bicicleta en la carretera puede suponer que el tráfico se haga más lento y que los conductores pierdan la paciencia. Pero ¿ocurre eso también en las carreteras de baja velocidad y escaso tráfico?

Un nuevo artículo publicado en la revista Transportation Research Record, demuestra que las bicicletas no reducen significativamente la velocidad de los coches de pasajeros en las carreteras urbanas de baja velocidad y bajo volumen sin carril bici. La investigación, de la que son autores Jaclyn Schaefer, Miguel Figliozzi y Avinash Unnikrishnan, de la Universidad Estatal de Portland, muestra que las diferencias en las velocidades de los vehículos con y sin ciclistas eran en general del orden de 1 km/h o menos, insignificantes desde una perspectiva práctica.

Una preocupación planteada por algunos automovilistas es que, en las vías urbanas sin carril bici, los ciclistas reducirán la velocidad de los vehículos motorizados y, por lo tanto, crearán congestión. Los investigadores evaluaron las velocidades en seis carreteras de Portland en diferentes momentos del día, incluidas las horas de mayor tráfico. Realizaron un análisis comparativo detallado de las velocidades de viaje de los automóviles de pasajeros en las vías urbanas de menor volumen sin carriles para bicicletas, y descubrieron que una diferencia de velocidad de 1 km/h causada por la presencia de un ciclista no causaría congestión.

El estudio también encontró que los ciclistas que viajan por una carretera en bajada, y por lo tanto viajando más rápido, tenían menos probabilidades de ser adelantados por los automovilistas. En un artículo de Forbes sobre la investigación, Figliozzi estuvo de acuerdo en que esto tiene posibles implicaciones para los usuarios de bicicletas eléctricas, que a menudo pueden viajar a velocidades medias más rápidas que los ciclistas en bicicletas estándar.

“[Los que van en] bicicletas eléctricas no se ven tan afectados por las subidas, y tienen un mejor rendimiento de viaje en cuanto a velocidad y aceleración. En una calle de poco volumen y baja velocidad, los automovilistas son menos propensos a adelantar a las bicicletas eléctricas porque el diferencial de velocidad es menor o tal vez cero”, dijo Figliozzi a Forbes.

[Img #61214]

(Foto: Pixabay)

“La esperanza es que nuestro estudio disuada a los gestores municipales de desechar las carreteras compartidas como una opción viable debido a la percepción de que los ciclistas impedirán la movilidad y la velocidad de los conductores”, compartió Schaefer. “Aunque la preferencia es mover los ciclistas a carriles bici separados y protegidos, eso no siempre es posible en todos los entornos urbanos. Los ‘Bike boulevards’, o ‘vías verdes vecinales’ como las llamamos aquí en Portland, son grandes alternativas en vías de bajo volumen y baja velocidad para construir una red de bicicletas segura y bien conectada”.

Debido a las limitaciones relativas a la homogeneidad entre algunas características de los lugares estudiados, este estudio se está ampliando actualmente para incluir un gran número de sitios que muestren una gama más diversa de clasificaciones funcionales, marcas de carretera, límites de velocidad, categorías de carreteras y volúmenes y composiciones de tráfico. Además, en el nuevo estudio se estudiará la forma en que la velocidad y el volumen del tráfico en sentido contrario pueden afectar a las oportunidades de adelantar a las bicicletas, y la posible conexión con las velocidades de los automóviles de pasajeros en las carreteras sin carril bici.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *