No debiera escribir del coronavirus.

Para eso están los expertos y los estrategas del gobierno.

Pero sí conviene reflejar las angustias de varias instituciones de salud ante la falta de directrices para esta pandemia.

Dos semanas atrás hubo en la Ciudad de México una reunión de secretarios estatales del ramo para recibir información.

Buscaban una guía.

En lugar de una guía maestra escucharon generalidades de comportamiento humano cuya redacción cabe en media cuartilla.

El más angustiado, recuerdan los asistentes, fue el secretario de Salud e Morelos, Marco Antonio Cantú, quien planteó una preocupación:

-Tememos que ya haya muertos por Covid 19, pero los registramos como víctimas de influenza estacional.

En general advirtieron de riesgos mayúsculos, aunque la instrucción era continuar igual, con mensajes de tranquilidad a la gente y no hablar de víctimas de coronavirus hasta tener certificación nacional.

Han cumplido, pero estamos por saber la verdad y seguramente también conoceremos las urgencias de la Secretaría de Salud (SSA) por comprar insumos médicos, en especial respiradores.

También a estos Mexico llega tarde.

BC EN SU INTRÍNGULIS JURÍDICO

El receso judicial ha dado un respiro a Javier Bonilla.

Pero puede aprovecharlo para continuar la proyección un gobierno de cuatro años y siete meses en Baja California.

-Estoy seguro que permaneceré hasta 2024 -me dijo antes de asumir el cargo.

Por lo analizado por los proyectistas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), hay razones de ley para ello.

Pero la polémica es el zigzagueo de un Congreso estatal inestable:

En 2007 se hizo la reforma electoral para empatar las votaciones locales con las federales y tres estados -Veracruz, Puebla y Baja California- ciñeron el siguiente periodo a dos años.

En julio de 2014 el Legislativo bajacaliforniano lo fijó en un año siete meses, pero lo hizo sin mayoría de diputados y de ayuntamientos.

Ante impugnaciones de juristas y ciudadanos, el Tribunal de Justicia Electoral abolió dicha reforma y volvió a los seis años originales.

Así se dio el registro -argumento de Bonilla y abogados-, pero durante la campaña hubo más manoseos y en 2019 el Congreso, dominado por panistas, adoptó los 1.7 años sin tener el aval de los ayuntamientos.

Entonces vino otra votación y tanto el Legislativo como tres de los cinco municipios fijaron el período en cuatro años y 7 meses.

Para los especialistas de la Corte de Arturo  Zaldívar, ésta debe ser la conclusión.

GOBERNADOR PRIÍSTA FAVORITO

Ha sido, con mucho, el gobernador con mayores recursos federales este sexenio.

Para sus colegas, quienes lo ven con recelo o envidia, Alejandro Murat es el priísta preferido de la federación.

Se pudo constatar el fin de semana durante la visita presidencial y la supervisión de cris autopistas, entre ellas Barranca Larga-Ventanilla.

Esa y obras como Mitla-Tehuantepec romperán la barrera de cinco y seis horas para pasar de una de las ocho regiones a otra.

La puerta del desarrollo, insistió Murat, mientras su visitante presidencial se comprometió a inaugurar la autopista Oaxaca-Puerto Escondido el 21 de marzo de 2022.

Está optimista en cumplir porque, destacó, “el gobernador nos apoya mucho” y es ejemplo de “caminos de concreto, bien hechos, obras de arte” con mano de obra local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *